Déficit de infraestructura y la urgente necesidad de encontrar alternativas de financiamiento durante la pandemia

septiembre 24, 2020
MF Economía
Déficit de infraestructura y la urgente necesidad de encontrar alternativas de financiamiento durante la pandemia

El limitado contexto fiscal y la ineficiencia en el uso de los escasos recursos, han sido los principales factores del déficit de inversión en infraestructura en los países de América Latina y el Caribe (ALC). Para revertir la brecha entre la infraestructura existente y lo que necesita un país, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que los gobiernos latinoamericanos deberían invertir al año, alrededor de 2,5% con relación al Producto Interno Bruto (PIB). De esta manera, se apuntalaría el crecimiento demográfico, la expansión económica y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODSs) acordados en las Naciones Unidas.

Sin embargo, con las nuevas altas demandas socio-económicas provocadas por la pandemia de la COVID-19 y el escaso espacio fiscal, las proyecciones de inversión pública son poco auspiciosas. De acuerdo con el World Economic Outlook, para el año 2020, la mitad de los países de la región disminuirá el gasto de inversión entre 0,1 y 2,8% del PIB.

Aunado a esto, ALC se enfrenta a dos situaciones que no cambiarían en el corto ni mediano plazo: un bajo nivel de inversión y escasa eficiencia. Datos del BID revelan que el promedio de inversión pública en 2019, alcanzó 3,6% del Producto Interno Bruto. El porcentaje representa el nivel más bajo de la década, y un poco más que la mitad- 5,5% del PIB- de lo que invierten los países del grupo de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN por sus siglas en inglés). Además, el índice de gestión de la inversión pública en los países latinoamericanos reporta una baja eficiencia de apenas 2,5 de 4 puntos posibles.

Dado el actual agotamiento del sistema fiscal- escaso espacio y sobreendeudamiento- la participación privada en el impulso de los planes inversión en infraestructura se presenta como la clave en el proceso de la recuperación económica durante la pandemia y posterior a ella.

Pese a que las alianzas público- privadas (APPs) existen desde finales del año 1980, fue recién durante esta última década que ha logrado un nivel de fortalecimiento dentro de los esquemas de inversión de la región. En tal sentido, el número de proyectos bajo este modelo pasaron de 40 a un total de 140 planes de inversión, principalmente en los sectores de energía, transportes, agua y alcantarillado. Aunque se haya registrado un importante crecimiento, el porcentaje del PIB invertido en las APPs aumentó menos que el promedio de crecimiento de la economía regional, conforme a datos del Banco Mundial.

En 2010 aproximadamente US$ 9.000 millones de financiamiento provinieron de fuentes privadas. La cifra mostró un crecimiento importante en 2015 con US$ 23.000 millones y de US$ 32.000 millones en 2018 (Banco Interamericano de Desarrollo).

Paraguay al igual que un gran porcentaje de los países de la región, se enfrenta hoy ante el desafío de encontrar nuevas alternativas de financiamiento. El modelo basado en generar ingresos tributarios para pagar gastos corrientes y endeudamiento para financiar los gastos de capital o infraestructura en general, está atravesando una profunda crisis.


Más sobre Blogs

Presupuesto Familiar 2021

Presupuesto Familiar 2021

Ahora podés planificar tus ingresos y gastos familiares para el periodo 2021. MF Economía e Inversiones pone ... Leer Más >>
La fuerza de trabajo joven como palanca para relanzar el crecimiento

La fuerza de trabajo joven como palanca para relanzar el crecimiento

La pandemia ha reconfigurado el funcionamiento del mundo y evidenciado tanto las debilidades como fortalezas de todos los pa&iac ... Leer Más >>

Escribe un comentario