Paraguay: inmunización y reactivación económica

marzo 15, 2021
MF Economía
Paraguay: inmunización y reactivación económica

Por Prince Otto y Alfredo Pereira

 

Tras desatarse la pandemia en 2020, la carrera por el desarrollo de las vacunas había sido el principal objetivo durante el año pasado. El virus ha infectado a más de 111 millones de personas y han fallecido 2,6 millones a escala mundial, devastando economías y aumentando los índices de pobreza global.

En la actualidad y luego de la aparición de las vacunas, el esfuerzo se ha centrado en la producción de las mismas y en las políticas de inoculación como clave para la reversión de la crisis sanitaria y recuperación económica.

Es de recordar que la administración de las vacunas (Pfizer, Moderna, BioNTech, AstraZeneca) requieren dos dosis con un par de semanas de pausa. Por lo tanto, las distintas campañas de vacunación han exigido una planificación estratégica y una organización rigurosa.

Si bien, la mayoría de las vacunas brindan niveles de cobertura y eficacia que superan el 90%, aun persiste el desafío de inocular a más del 70% de la población mundial. Esto, al considerar que las personas vacunadas aún son potenciales portadoras y transmisoras del virus.

Hoy, el mundo experimenta una campaña de vacunación sin precedentes en la historia de la humanidad. De acuerdo con datos de Bloomberg, 116 países se encuentran en el proceso de inmunización. De hecho, más de 312 millones de dosis ya fueron administradas en el mundo, lo que da cuenta de 8,08 millones de dosis por día.  A este ritmo, se necesitarían 3,8 años para alcanzar la conocida como “inmunidad de rebaño”.

En Estados Unidos se han proporcionado 92,1 millones de dosis, es decir; 2,17 millones diarias. Así, el país supera la vacunación de personas a las diagnosticadas con la enfermedad. Los últimos datos revelan que de las 92 millones de dosis administradas, alrededor de 31,5 millones de ciudadanos ya completaron el régimen de vacunación. A este ritmo, se estima que en 6 meses la cobertura llegaría al 75% de la población americana.

En la región, Chile ha administrado la dosis a 4,7 millones de personas, es decir a un ritmo aproximado de 189 mil vacunas por día. En Brasil, los números muestran que alrededor de 11,1 millones individuos ya recibieron las vacunas. Esto ha significado 360 mil dosis por día. En Uruguay, la campaña comenzó en la semana, logrando administrar 61 mil dosis.

Por último, Argentina ha administrado aproximadamente 1,5 millones dosis, un ritmo promedio diario de 71 mil personas inoculadas. Este país había sufrido un retraso en su campaña de vacunación, debido al escándalo por las “Vacunaciones VIP”, situación que obligó al presidente Alberto Fernández a solicitar la renuncia del ministro de Salud, Ginés González García.

Este tipo de casos, ha sido desnudado en varios países de la región, donde la corrupción y la falta de transparencia se han profundizado durante la crisis sanitaria.

¿Cuáles han sido los planes en Paraguay? ¿Qué resultados arrojaron?

Los primeros casos confirmados de la enfermedad en Paraguay en marzo del año 2020, impulsaron al Gobierno a acelerar las medidas sanitarias y económicas, las mismas que fueron destacadas por varios organismos internacionales.

A un año de la llegada de la COVID en el país, el Fondo Monetario Internacional en su Consulta del Artículo IV, resaltó nuevamente las decisiones tomadas para enfrentar la pandemia.

El informe refiere que un confinamiento temprano, que mantuvo el número de muertes entre los más bajos de la región, provocó una drástica contracción económica que afectó especialmente a las mujeres y a los trabajadores del sector informal y de los servicios. Agrega que las rápidas y contundentes medidas tomadas por el gobierno contribuyeron a contener el impacto sanitario y socioeconómico de la crisis.

En todo este contexto, es importante señalar que el Gobierno contó con recursos para hacer frente a los impactos de la pandemia.

A finales de marzo de 2020, el Congreso Nacional había aprobado la Ley de estado de emergencia en todo el territorio de la República del Paraguay, ante la pandemia declarada por la Organización Mundial de 1a Salud (OMS). En dicho instrumento se establecieron medidas administrativas, fiscales y financieras.

Con la normativa vigente, el Poder Ejecutivo estaba autorizado a implementar medidas excepcionales. Las mismas eran de carácter presupuestario, fiscal y administrativo, de protección del empleo y de política económica y financiera.

El plan contemplaba la obtención de financiamiento por aproximadamente US$ 2.000 millones, recursos con los cuales se apuntaba a mitigar o disminuir las consecuencias de la pandemia, fortalecer el sistema de salud, proteger el empleo y evitar el corte de la cadena de pagos.

A casi un año de la implementación de la normativa, los números dan cuenta de un nivel de ejecución total de 81%, siendo el programa de salud el de menor utilización de los fondos con el 42%.

Mientras que a finales de 2020 e inicios de este año, un alto porcentaje de los países de la región habían cerrado contratos de compras de las vacunas y otros, ya registrando la llegada de las mismas, en Paraguay los anuncios eran escasos y cargados de incertidumbre.

Finalmente, en la segunda semana de febrero, llegaron al país las primeras 4.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V para inmunizar a unos 2.000 operadores de las unidades de cuidados intensivos. Paraguay debe inocular a aproximadamente 4 millones de personas.

En Argentina habían arribado a finales de diciembre, 300.000 dosis de la misma vacuna. En Brasil, el hecho se produjo a finales de enero de este año. Unas 2 millones de dosis de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y el laboratorio anglo-sueco AstraZeneca tocaron suelo brasileño para el inicio del plan de inoculación.

Tras semanas de idas y vueltas para la modalidad de compra de las dosis contra la COVID-19 y sin resultado, aunado al considerable aumento de los casos confirmados de la enfermedad, muertes a causa de la misma, sin insumos médicos ni medicamentos en hospitales de referencia y el reclamo social, días atrás llegó otro lote de vacunas, pero donado por el gobierno de Chile.

Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores habían señalado que en el marco de las excelentes relaciones entre ambos países, Paraguay solicitó la cooperación de Chile para la obtención de 20.000 dosis de la vacuna Coronavac, elaborada por el laboratorio SINOVAC, para la inmunización de 10.000 funcionarios del personal médico de primera línea.

El descontento ciudadano por la inacción estatal en el punto más crítico de la pandemia en Paraguay motivó a miles de personas a manifestarse frente al Congreso Nacional y otros puntos de referencia.

La situación dio inicio a una etapa de inestabilidad política que se tradujo en importantes movidas dentro del Gabinete del Poder Ejecutivo e incluso el latente juicio político al presidente de la República, Mario Abdo Benítez.

En la actualidad, no solo la salud se encuentra en crisis, sino la estructura política del Gobierno, lo que ha aumentado la incertidumbre en los agentes económicos.

Estudios realizados al respecto por organismos internacionales como el Banco Mundial refieren que es muy importante para un país no sólo ser políticamente estable sino también transmitir esta imagen al resto del mundo. Destaca que para un inversionista es relevante tener un mínimo de seguridad en cuanto a la estabilidad política del país donde invertirá, para que los factores extra sectoriales no afecten la rentabilidad del negocio. De hecho, un clima de inestabilidad política puede perjudicar la capacidad de una región o país para atraer inversiones.

En ese mismo sentido, la transparencia gubernamental es clave. Un país gobernado con una política transparente puede otorgar garantías mayores al inversionista en cuanto a su inversión, posibilitando eliminar costos indeseables asociados a los riesgos de inversión. En general, cuanto mayor es la estabilidad política y la transparencia del gobierno, menor es el riesgo para el inversionista (Banco Mundial).

Reformular estrategias: Vacunación y recuperación económica

Con las primeras distribuciones de las vacunas en el mundo, desde la consultora MF Economía ya se mencionaba que parte importante de la recuperación económica en todos los sectores, principalmente, en los más afectados por la pandemia, como el comercial y de servicios sería la política y estrategia de vacunación en Paraguay.

En palabras del economista y ex ministro de Hacienda, Manuel Ferreira, en la medida que no exista un esquema de vacunación masiva, los sectores económicos no podrán iniciar su proceso de recuperación.

Ante la siempre latente posibilidad de un nuevo confinamiento, Ferreira sostuvo que la misma no debería ser una alternativa. Ello, considerando que muchas personas ya habían hecho el esfuerzo el año pasado a fin de que el Estado tuviera el tiempo necesario para dotarse de las herramientas y enfrentar así los impactos de la pandemia.

“Hoy no hay condiciones para volver a una cuarentena como la de marzo y abril de 2020. Eso generaría un problema muy serio en la economía. Si es que tenemos ese tipo de políticas públicas lo único que conseguiremos es un retraso mayor en los sectores más afectados por la pandemia. Además, se debería generar algún tipo de asistencia que demandará importantes recursos y que el Estado carece”.

Por tanto, el foco de las autoridades no solo debe centrarse en responder a las urgencias sanitarias sino ampliar la visión hacia los demás sectores.

A un año de la pandemia, las estrategias ya debieron ser afinadas y diseñadas con el menor margen de error posible. El sacrificio realizado por todos los sectores sociales y económicos durante los meses de confinamiento ni siquiera debería manejarse nuevamente como una posibilidad.

El objetivo tiene que estar anclado a buscar los mecanismos más eficientes que ayuden al proceso de control y mitigación del colapsado sistema sanitario. En el mundo, la creatividad como la credibilidad, juegan un rol clave. En algunos lugares se están convirtiendo estadios deportivos y parques temáticos como centros de vacunación masiva, en otros, como en Tel Aviv, los bares ofrecen de regalo una cerveza -sin alcohol- a cambio de recibir una dosis.

Desde el punto de vista económico, la campaña de vacunación debe ser la principal política económica en el proceso de recuperación con sus consecuentes efectos en todo el engranaje productivo del país.

 


Más sobre Blogs

Política económica y sanitaria en pandemia: Descripción y perspectiva

Política económica y sanitaria en pandemia: Descripción y perspectiva

Para el año 2021, las economías desarrolladas apuntan a un proceso de recuperación. Con los intensivos prog ... Leer Más >>
LAECO: Reporte de coyuntura paraguaya

LAECO: Reporte de coyuntura paraguaya

MF Economía e Inversiones presenta mensualmente su informe sobre la situación de Paraguay como miembro de la Alian ... Leer Más >>

Escribe un comentario